Alguien me lanzó la pregunta del millón de dólares en una reciente sesión de preguntas y respuestas: ¿Cuándo se derrumbará el mercado?

Como dijeron, la respuesta va de inminente a muy probable que ocurra en estos dos o tres años. Todos los mercados tienen ciclos, altibajos, auges y bustos, picos y fondos. Nada puede escapar a esto, ya sea la economía, las acciones, las propiedades, los bonos, las divisas o las materias primas.

Invertir es hacer una montaña rusa con los ojos vendados.

El mundo de las inversiones no es diferente al de un parque de atracciones. Pagas la entrada, entras y te diviertes. Hay espectáculos que ver, juegos que jugar y premios que ganar.

La atracción más popular que nadie quiere perderse es la montaña rusa gigante. El paseo tiene altibajos, subidas y bajadas empinadas, curvas cerradas y giros inesperados – todo el drama y emociones que nos faltan en nuestra monótona vida diaria.

Cada vez que invertimos en un activo del tipo de que sea, estamos a bordo de una montaña rusa, incluso en el mercado inmobiliario que en teoría es uno de los mercados más estables que existen, por lo tanto al hacer el viaje de la inversión los vamos a hacer con los ojos vendados, por muchos datos de los que dispongamos.

La inversión duplica la diversión, la emoción y el miedo. Ayuda a aliviar nuestra fobia a la altura. Pero también aumenta las incertidumbres en un futuro próximo.

Sabemos que la montaña rusa no puede permanecer en la cima o en la parte de abajo para siempre. Pero no tenemos ni idea de cuán alto o cuán bajo seguirá cayendo, y cuánto tiempo permanecerá en la misma posición.

Pero una cosa es segura: cuando sentimos que ya ha subido durante mucho tiempo, sabemos que es casi la hora de bajar.

A menudo oímos a la gente decir que no es posible predecir el tiempo del mercado. Pero en el fondo, si no estamos demasiado abrumados por la avaricia o el miedo, todavía podemos ver si la montaña rusa del mercado se encuentra en la cima o en la parte más baja de la misma.

A menudo oímos a la gente decir que el mercado siempre se recuperará para subir más. Así que no importa cuándo compramos si no vamos a saber el momento perfecto para hacerlo.

Un paseo en montaña rusa puede durar tres minutos para subir y bajar en tres segundos. ¿Cuántos ciclos de mercado podemos atravesar en toda nuestra vida? ¿Cómo podemos garantizar que el mercado inmobiliario en el que invertimos está al alza cuando más necesitamos una inyección de capital?

La vida en sí es impredecible. Hay cisnes negros. Hay accidentes.

De repente, algunos pistoleros pueden irrumpir en el parque temático y abrir fuego. Nunca sabemos si todavía estamos atrapados en la escena del crimen o si tenemos la suerte de salir a tiempo.

¿Divertido? Por eso se llama parque de atracciones.